Archivo General: la historia visual rescatada

Marisel Flores, la archivera encargada del AIM, ha trabajado en la conservación de los documentos fílmicos públicos durante 26 años. FOTO: Génesis Maymi

Por Génesis Maymí   /  Buró 2017

El acervo conservado en el Archivo de Imágenes en Movimiento y en el Archivo Fotográfico, ambos ubicados en el Archivo General de Puerto Rico (AGPR) en San Juan, evidencia la historia de Puerto Rico del siglo pasado en nostálgicos visuales.

“No es la fotografía en sí misma, muchas veces es la función que tenía esa fotografía para su creador”, compartió María Isabel Rodríguez, la archivera encargada de la unidad de fotografía.

El Archivo de Fotografía consta de imágenes capturadas durante diferentes periodos, colectivos e individuales, que de alguna manera revelan una característica de su época. Se creó para conservar los materiales fotográficos en sus diferentes formas, incluyendo los negativos y las pruebas fotográficas (conocidos como “prints”).

“Son documentos, son soportes que necesitan una conservación muy especial. Y el manejo de ellos en el proceso de la divulgación y de dar acceso a las personas que lo solicitan, pues también requiere de un control, de un manejo en particular”, compartió Rodríguez.

Los documentos fotográficos llegan de agencias gubernamentales con un tipo de registro fotográfico. Luego de cierto periodo de inutilidad, las imágenes pasan al AGPR como parte de la Ley de Administración de Documentos Públicos de Puerto Rico.

A través del control y constancia de la humedad y la temperatura, se evita el deterioro de los documentos fotográficos. Se vela por las condiciones ambientales de su preservación,

explicó Rodriguez.

La unidad busca digitalizar algunas de sus imágenes para “rescatar un poco de información” de la misma y poder ubicarla en un periodo o suceso histórico, aseveró la entrevistada.                                                                                    FOTO:  Génesis Maymí

“Hay fotografías que las podemos contextualizar. Nos aportan para distintos tipos de investigaciones. Fundamentalmente, aquí pues, son investigaciones de tema urbano, o sea, de urbanismo, de arquitectura, de social”, comentó Rodríguez.

Ésta enfatizó la importancia de identificar los documentos fotográficos para que su proceso de conservación y uso investigativo pueda ser más efectivo.

Actualmente, se pueden apreciar aproximadamente 30,000 imágenes capturadas por la Oficina de Medios Modernos del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) del 1958 al 1980. En ese catálogo existen imágenes de eventos realizados por la entidad, tales como ferias de artesanía y exposiciones e instrumentos musicales. También se encuentran fotografías de personas relacionadas a la vida social y política del país.

En adición, está la colección del Departamento de Instrucción Pública, con imágenes que comprenden del 1945 al 1966. En las imágenes se puede ver una perspectiva de la situación social y económica del país durante ese periodo.

También existe una colección llamada Felisa Rincón de Gautier, en la cual se observa la transformación de la vida política y social de la ciudad capital durante los años 1947 al 1981. Y, existen diversas colecciones donadas por ciudadanos y entidades que desean aportar más contenido histórico al archivo.

Por otra parte, el Archivo de Imágenes en Movimiento (AIM) inicialmente fue creado para atender el contenido audiovisual de cine del AGPR.

“Este es el único proyecto en el país [Puerto Rico] que sería una cineteca nacional”, compartió Marisel Flores, la archivera general del AIM.

En el 1991, se buscó “crear una unidad especializada que atendiera la colección audiovisual”.

“Se justifica, porque necesita un tipo de condiciones de climatización y tratamiento diferente. Y porque, hay reglas de ordenación y descripción que atienden la particularidad de las colecciones audiovisuales”, comentó Flores.

La unidad se encarga de controlar la temperatura y humedad ambiental para archivar los fílmicos.

“Nosotros realmente lo que le podemos dar a la película son los primero auxilios. Es identificarla, limpiarla y hacer gestión para que se pueda conseguir dinero de preservasión. Porque, realmente un proyecto de restauración no es digitalizar. La digitalización te sirve para atender las referencias y quizás dar un servicio”, explicó Flores.

Es un trabajo arduo y cuidadoso.

“En realidad tú tienes que intervenir y trabajar con el material y llevarlo a la durabilidad y permanencia en su formato original”, añadió la archivera.

Se conserva todo el contenido audiovisual que produjeron las agencias gubernamentales antes de la creación del AIM. Inicialmente, bajo el nombre Colección Primaria. Algunas de las producciones dentro de este grupo son las películas  Maruja y El Otro Camino.

 

Si la película lo requiere, se limpia de manera manual. La cinta coloca en un extremo y progresivamente se estira para limpiarla y enrollarla nuevamente.   FOTO:  Génesis Maymí

 

Además, cuentan con diversos catálogos, como por ejemplo, la Colección Mirador Puertorriqueño. Esta fue una producción de reseñas de actividades artísticas y entrevistas a personalidades que se trasmitió por el canal WIPR del 1970 al 1980. También están 112 audiovisuales de la División de Educación de la Comunidad (DIVEDCO). Recientemente, se culminó la Colección sobre las vistas del Cerro Maravilla y la Colección del Departamento de Noticias del Canal 2, Telemundo que van desde el 1954 hasta la actualidad. En adición, se custodian colecciones donadas por particulares.

En el Archivo de Fotografía y el AIM no solo se ofrecen horas de servicio para estudiantes e investigadores, sino para la ciudadanía general que desee conocer más sobre la historia del País. Actualmente se esperan publicar nuevas colecciones que ayuden a la divulgación de la información, historia visual  y los proyectos que se trabajan en el AGPR.

###

Rafael Matos
Rafael Matos

Director y diseñador de contenidos del Buró de noticias desde su creación en 2013.

SÍGUENOS EN